domingo, 18 de enero de 2015

Techo de Sa Fosca - terreno vertical total

Un puñado de raconers, hemos estado este sábado en este lugar, auténtico “racó de tramuntana”.  Hemos repetido la misma ruta que el 19 de mayo del 2012. Vertical total.

Por la noche, poco antes de dormirme, al cerrar los ojos sólo veía la imagen de una estrecha repisa rocosa bajo mis pies y el abismo a continuación. Y de nuevo me asaltan dudas y preguntas de porqué vamos a esos lugares tan arriesgados.

Vuelvo a pegar un fragmento de un artículo que intenta explicar porqué algunos individuos hacemos estas actividades de riesgo en la montaña:


Si alguien no quiere leer todo el artículo, aquí dejo los párrafos donde se centra la respuesta:
Porque al fin y al cabo en la naturaleza de todos nosotros, alpinistas o no, hay una fuerza motivadora por superar dificultades porque sí, porque están ahí. Y porque nos refuerza como personas cuando conseguimos resolver los problemas de la vida y también porque en el proceso aprendemos y crecemos. Y después del sufrimiento, si es que lo hay, te sobreviene un inmenso placer. Un sentimiento de comunión y comunicación con los elementos como decía el esquiador Patrick Vallençant.
Pero, ¿hasta qué punto vale la pena esta afición? ¿Qué compensaciones ofrece arriesgar en ocasiones la vida? La respuesta es que no hay respuesta. Cada hombre y cada mujer que realizan este tipo de actividades tienen sus propias motivaciones. Fuertes convicciones internas sin las cuales no concibe su modo de vivir.