domingo, 15 de mayo de 2016

Forats Grossos.


A la salida del segundo túnel de torrent de Pareis, se presentan ante nosotros algunos de los objetivos del día: Forats Grossos, Pas de ses Piquetes, Pas de s'Argamasa... i s'Olla. Nos vemos obligados a un vadeo de las aguas del torrente, con profundidad suficiente para vernos obligados a las más variadas piruetas para no mojar ropas y mochilas. Fallidas, en la mayoría de los casos. ¡Poseidon MkIII, te echamos de menos!. No importa, el día se presenta caluroso y la subida es potente por el pas de Ses Piquetes. Más deprisa de lo que se escribe, nos plantamos arriba, no en vano somos un grupo de élite formado por raconers comuns y malaltdecordensis.

La impresionante brecha del torrent de Pareis


Arriba, un océano de ronya se extiende ante nosotros. En ocasiones, de primera categoría, en ocasiones, HC (Hors Catégorie). Navegamos con pericia, pero todos los pellejos quedan maltrechos entre esas picadoras de carne humana que forman el roquedo kárstico. La concentración es máxima, el peligro también.


Guiados por Trepador y un Senyor de Sa Torre con la brújula un poco averiada, siguiendo algunas fitas de anteriores singladuras y probando nuevos pasos, llegamos hasta sa Verga des Bou, y después hasta la cima dels Forats, para descender vertiginosamente primero al más elevado (Forat Gros petit), y seguidamente al Forat Gros gros.

 Forat Gros petit. Cosas del lenguaje.

 Forat Gros gros.



Animada conversación irreproducible durante la opípara comida, volvemos por el camí des Morro de Sa Vaca hasta el pas de s'Argamassa. Nos abrimos paso a cabezazos entre las rocas bucando un paso alternativo al marcado por el cable de acero. Aún no sabemos por qué, cosas de nuestro macho Alfa de guardia, de pecho hiperdesarrollado a causa de las numerosas medallas que consigue.

 Una manada de raconers dirigiéndose al Pas de s'Argamassa

 A la izquierda se les ve chiquitillos

 Vadeo rápido.

 Finalmente, llegamos de vuelta al torrent de Pareis, cuyo vadeo apetece ahora, con los pies machacados, y tras una larga jornada en la que el GPS -una de las mayores amenazas para el raconer comú- nos indica que hemos recorrido apenas 6 km, constatamos que hemos avanzado a una velocidad muy inferior a 1km/h. Y es que el roquedo kárstico es para disfrutarlo, pero no para hacer via.
Forat Gros gros, en grande.

1 comentario:

Miguel Melga Puert dijo...

Buena ruta por lugares poco accesibles para el excursionista normal.
Salud i muntanya.