jueves, 13 de septiembre de 2012

... y, por supuesto, LA montaña




Aún comiendo de supermercados, durmiendo la mitad de los días en casa de mi hospitalaria y adorable hermana y el resto en hotelitos de habitación y/o baño comunal, mi butxaca sigue tiritando. Sustos aparte, tiempo delicioso (caluroso), Zermatt petado, el Cervino/Matterhorn imponente, Montreux (sus montañas cercanas) sorprendente, Lausanne/Lutry eternos. Escapada breve, solitaria, activa, regenerante.